La cafeína nos ayuda a recibir una jornada productiva con vitalidad, a mejorar nuestro estado de ánimo y quizás «a ayudarnos a vivir más tiempo».

EL DIAGNÓSTICO: Cafeína, ¿amiga o enemiga?

La cafeína, un estimulante natural, puede encontrarse en una variedad de alimentos, como granos de café, hojas de té, semillas de cacao, bayas de guaraná y hojas de yerba mate. También puede crearse sintéticamente y agregarse a las bebidas como refrescos y bebidas energizantes. 

EL ESPECIALISTA: Es el Dr. Greg Marcus, director adjunto de cardiología para la investigación y profesor de medicina en la Universidad de California, San Francisco.

«Una de las maneras más populares en que la gente la consume es a través del café. Debido a eso, la mayoría de las investigaciones sobre la cafeína se centra alrededor de esta bebida. La información en conjunto muestra que el consumo de café generalmente no perjudica la salud. Pero me resisto a recomendarle a alguien que empiece a beber café si no lo hacía antes, ni que aumente su consumo con el fin de obtener algún beneficio para la salud».

Hasta 400 miligramos de cafeína al día –equivalente a cuatro o cinco tazas de café– se considera seguro para los adultos sanos. Una taza de 8 onzas de té verde o negro tiene entre 30 y 50 mg de cafeína. Las bebidas energizantes pueden contener entre 40 y 250 mg por cada 8 onzas, y una lata de 12 onzas de refresco con cafeína contiene entre 30 y 40 mg…

Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés)

La agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. recomienda que, en dosis moderadas –hasta dos tazas de 8 onzas de café– la cafeína puede hacer que la gente se siente menos cansada y más alerta. Algunos estudios sugieren que puede reducir el apetito y el riesgo de sufrir depresión. Pero las altas dosis –12 tazas o más– pueden hacer que la gente se siente ansiosa, se le suba la presión arterial y tenga palpitaciones cardíacas y dificultad para dormir. 

Para las personas que consumen cafeína con regularidad, detener el consumo repentinamente puede generar síntomas de abstinencia, tales como dolor de cabeza, fatiga y estado de ánimo depresivo.

En este apartado el especialista Dr. Greg, explica que «determinar cuánto es demasiado puede ser difícil. Una cantidad moderada de cafeína para una persona puede sentirse como una dosis alta para alguien más. Eso se debe a que algunas personas metabolizan la cafeína más rápido que otras. Factores como el peso de una persona y qué medicamentos toma también pueden jugar un papel. La conclusión es que la cafeína afecta a todos de una manera diferente. El compuesto es complejo, y debemos reconocer que no solo puede haber beneficios y daños, sino que estos pueden variar de una persona a otra».

La ciencia nos induce a reflexionar acerca de los pocos estudios aleatorios sobre el consumo de cafeína. El grupo de investigadores liderados por el Dr. Greg presentaron el informe en 2022 durante las sesiones científicas de la American Heart Association. Los especialistas pidieron a los participantes que bebieran –o que se abstuvieran de beber– café por no más de dos días consecutivos cada uno por dos semanas.

Las conclusiones mostraron que las personas estaban más activas físicamente y dormían menos en los días que bebían café que en los que no lo hacían. También tuvieron latidos más irregulares de las cámaras inferiores del corazón, pero menos episodios de latidos rápidos anormales de las cámaras superiores.

En su práctica de cardiología, el Dr. Marcus les dice a los pacientes con dificultad para dormir o ritmos cardíacos anormales que examinen qué papel podría estar jugando la cafeína. «Generalmente aconsejo que es razonable para los pacientes con dificultad para dormir o con palpitaciones que experimenten con su consumo de cafeína. Que descansen un poco de la cafeína para ver si hay alguna diferencia». 

El Dr. Greg Marcus no distingue entre la cafeína que la gente obtiene del café comparada con la que se obtiene del té frío o caliente. «Quizás haya diferencias para la salud entre las dos, pero todavía no se han estudiado».

El especialista es menos flexible sobre el consumo de bebidas energizantes, que generalmente tienen una mayor concentración de cafeína, así como de endulzantes añadidos o carbohidratos, y no hay evidencia de que prueben algún beneficio para la salud. «Las investigaciones han revelado que las bebidas energizantes pueden causar actividad eléctrica anormal en el corazón y presión arterial más alta que persiste por varias horas».


DESARROLLO TEMÁTICO:
Contenido articulado por copyright © 2022 mecuidomas.com.
Apoyo temático de Laura Williamson, de noticias de la Asociación Estadounidense del Corazón.

RESPONSABILIDAD TEMÁTICA:
Si bien el contenido de este escrito ha sido de un profesional de la salud, su edición fue producida por comunicadores digitales, situación que la presenta como una información sólo ilustrativa y carente de aviso terapéutico o prescripción médica. Sugerimos a los lectores de mecuidomas.com, que alguna inquietud afín con este tema de la salud, la resuelva directamente con el especialista del campo de la salud médica de su interés.

RECOMENDAMOS:
Para encontrar más información científica sobre diagnóstico y respuestas médicas acerca de este tema, recomendamos consultar a:
American Heart Association.

Author

mecuidomas.com es un canal que investiga, articula y comparte información de especialistas acerca de los beneficios de un estilo de vida activo en salud preventiva.

Comments are closed.